Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Lo barato sale caro?

Seguro que te suena esta frase, ¿Es una frase con cierto fundamento? Permíteme que te responda, haciendo honor a mi lado gallego, con un gran depende.

Tranquilidad, ahora te amplio y matizo.

Todo en la vida es un proceso, de aprendizaje y evolución, y estoy de acuerdo con lo que seguro estás pensando, depende del presupuesto, pero hazme un pequeño favor, déjame que esto te lo cuente después.

Seguro que te estarás preguntando porqué me ha dado por sacar este tema.

Pues bien, te lo cuento y luego ya entramos en materia, acabo de tener una reunión super interesante para analizar como puedo ayudar con el curso Simplemente Vende, a más personas, y ha salido esta reflexión. Por cierto, te dejo aquí el enlace al curso: https://eticacomercial.com/simplemente-vende/

Y no, no es porque el curso sea malo y por eso es barato, la razón de un precio tan bajo, para el valor que aporta, es porque he querido hacerlo accesible a todos los púbicos, porque todos, tú también, tienen derecho a saber vender bien, y aprender a vender. Volvamos al tema.

Recuerda un aspecto muy importante, como uno compra, es como vende. ¿Qué quiere decir esto? Pues ni más ni menos que si cuando tu compras, tratas mal a tus vendedores y regateas por el precio… cuando vayas a vender, recibirás el mismo trato. ¿Te parece curioso? Pues es una verdad universal, y si nos referimos al precio… aquí vas a ver reflejado aún más esta situación. Esto te lo cuento en otro post.

Volvamos al tema, ¿Lo barato sale caro?

Generalmente, sí, porque cuando buscas un servicio o producto de calidad, eso tiene un precio, y a veces ahorrarte, 2, 15, 150 o 3.000 euros (dependiendo de. lo que vayas a compra= puede suponer que no te sirva, y acabes teniendo que comprar la otra opción más cara, por lo tanto, lo que lo que pensaba que ibas a ahorrar, te sale terriblemente caro.

Acostumbrarse a que la calidad, el conocimiento y la experiencia es valiosa y tiene un precio, es un músculo que puedes ejercitar. Si este ejemplo te lo llevo al mundo de la salud, seguro que lo vas a ver más claro.

¿Qué es mejor? ¿Ir a la consulta de un especialista en el problema médico que te aqueja? o ¿Ir a la consulta de un recién licenciado en medicina que cobra la mitad? (Con todos mis respetos para ambos profesionales).

Seguro que aquí, en este aso, ni lo dudas, vas de cabeza al que sabes que te va a dar el mejor diagnóstico y tratamiento, al fin de al cabo, es tu salud o la de alguien cercano la que está en juego.

Ahora te hago otra pregunta, ¿Cuántas veces te has comprado algo que costaba unos pocos euros/dólares/la moneda que sea, menos sabiendo que no era la mejor opción? Algunas ¿verdad? y de estas veces ¿Cuántas has tenido que devolver, o peor, aún, adquirir el otro producto que costaba más? Seguro que alguna que otra vez.

Te reconozco, que en el pasado era algo que a mi me ha pasado.

Si te fijas, lo barato te acabó saliendo caro, muy caro, a veces casi el doble.

Yo no sé tú, pero he acostumbrado a buscar la calidad (en materiales o conocimiento y experiencia) en cada caso que contrato, esto me ahorra dinero, porque o bien dura más, o me da el resultado que espero en menos tiempo.

Y voy un paso más allá, si en ese momento no puedo comprarlo con la calidad que necesito, pospongo la compra, así cuando por fin puedo adquirirlo, tengo doble satisfacción, tener lo que yo quiero y de quien yo quiero (seguimos hablando de productos y servicios). Y aprendo a valorarlo, que no es poco.

La inmediatez con la que se vive ahora, parece que te incita a tenerlo todo ya, aunque sea una versión B.

Me gustaría despedirme con una reflexión ¿Qué prefieres, invertir o gastar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Ir arriba